Fundamentos bíblicos

 


 

El ministerio de “Con Buen S€ntido” se basa en un conjunto de principios bíblicos financieros que expresan la convicción del ministerio de cómo la Biblia nos dice que debemos gestionar nuestro dinero.

 

El principio más general e importante consiste en cultivar la actitud del mayordomo, es decir, esa persona que gestiona recursos que no son suyos. Una analogía moderna del mayordomo sería la de un fideicomisario. Si estuvieras incapacitado y nombraran a alguien fideicomisario de tu patrimonio, esa persona no tendría ningún derecho sobre los activos que te pertenecen pero sí la responsabilidad de gestionarlos de acuerdo con tus intereses.

 

De un modo parecido, la Biblia deja claro que, en la perspectiva eterna, no tenemos nada porque Dios sólo nos ha confiado unos recursos que, en último término, le pertenecen a él. Por eso debemos utilizarlos de manera que lo honre y le agrade.

 

El concepto de mayordomo o fideicomisario, por oposición al de propietario, es el centro de todo lo que dice la Biblia sobre el dinero y nuestra relación correcta con él.

 

Los demás principios bíblicos financieros se centran en las cinco áreas económicas de nuestra vida –ganar, dar, ahorrar, deber y gastar–, que representan la forma habitual de conseguir dinero (ganándolo) y las cuatro cosas que podemos hacer con él cuando lo tenemos: darlo, ahorrarlo, pagar deudas y gastarlo.

 

La Biblia es tajante y tiene mucho que decir sobre estos temas. Debemos ganar dinero con diligencia, darlo con generosidad, ahorrarlo con sabiduría, deberlo con precaución y gastarlo con prudencia. La base bíblica aparece resumida en las páginas siguientes y más adelante también hay una lista detallada de los principales versículos clasificados por área financiera.

 

 

 

 

Eventos

EVENTOS

Pendiente nueva fecha. 

Taller Contar con Dios, para líderes y formadores

 

Pendiente nueva fecha.

Taller Contar con Dios